Retratos Personalizados por Encargo

Retratos Personalizados por Encargo

Un retrato personalizado es una forma única y original de captar un momento y a una persona. Una obra artística que encierra mucho más que el arte del propio autor, recoge el alma, la mirada y la esencia de un instante.

La creación de un retrato es mucho más amplia que el enfoque en el rostro. Se puede capturar una imagen completa incluido el entorno o puedes retratar un gesto, una mirada o un detalle que quieras que quede plasmado para siempre. 

Mi pintura va más allá de la técnica, autodidacta por convicción y artista de vocación, utilizo el óleo en la mayoría de las obras, aunque también hago cuadros en acuarela y pastel. 

El óleo permite una amplia paleta de colores con un resultado de gran calidad.  Así mismo, el acabado es brillante, de color muy vivo y de una gran durabilidad. Con controles mínimos de conservación y limpieza la pintura puede durar siglos. 

¿Por qué regalar un retrato personalizado?

Regalar un cuadro siempre es un regalo especial, pero cuando se trata de un retrato vamos más allá, entramos en el ámbito sentimental donde el cuadro cobra aún más sentido. 

Ocasiones especiales como bodas, cumpleaños, aniversarios… puede ser un regalo a otra persona, o¿por qué no? también puede ser un auto-regalo. Porque te lo mereces.

 Sea quien sea el elegido, las razones por las que regalar un retrato son múltiples:

  • Es un regalo original y exclusivo.
  • Es un recuerdo para toda la vida.
  • Es más que un regalo, por un lado es un objeto decorativo, por otro y el más importante, conlleva una gran carga sentimental, sobre todo si el retrato es de alguien especial, de alguien que no está o has recuperado una imagen antigua. 
  • Es un detalle artístico que da personalidad al espacio. 
  • Por Qué le has dedicado tiempo en pensar en el regalo para esa persona. 
  • Por el factor sorpresa. 
  • Por Qué ante todo estas regalando recuerdos. 
  • Porqué será un regalo para toda la vida, incluso pasará de generación en generación. 

¿Cómo puedes tener un retrato personalizado?

Tener un retrato personalizado es mucho más fácil de lo que crees. A veces parece lejano o imposible, pero hoy poder contactar con el artista, sin intermediarios, es sencillo gracias sobre todo a la comunicación directa con la que todos contamos. 

Puedes contactar conmigo y poner en común tu idea, si lo tienes claro empezaremos a trabajar en el proyecto, si no, te ayudaré para que encuentres lo que mejor se adapte a ti y a aquello que quieres conseguir sobre el lienzo. 

Sea cual sea tu situación hay ciertas cosas que tienes que tener en cuenta para que el retrato salga perfecto:

  1. La elección de la foto es fundamental. Cuanta más calidad tenga la foto mayor serán los detalles en el retrato. Fotos nítidas, cuanto más grande mejor, que tenga buena luz y en la que se distingan bien todas las personas que salgan en ella.
  2. El momento de la foto. Si es un regalo, ten en cuenta el momento que vas a querer retratar. No es lo mismo plasmar un retrato formal que pintar un momento único y especial en la vida de esa persona. Pasarás de un regalo que gusta a un regalo que enamore.
  3. El tamaño. Ten en cuenta el espacio donde vas a colocar el retrato, si es para otra persona seguro que sabes dónde podría ir colocado. Es importante elegir un tamaño y formato correcto para que pueda ser expuesta sin problemas,  pero tampoco te quedes corto. Ya que te aventuras en un regalo de tamaño significado, hazlo bien.

La pintura forma parte de mi vida y ahora puedes hacer que también forme parte de la tuya. Puedes ver mi obra en la galería y conocer un poco más sobre mi.  Contacta directamente conmigo para dar forma a tus ideas, juntos conseguiremos el lienzo perfecto. 

Regalar un retrato es único y original, sorprende y deja marcado un momento único entregando un retrato personalizado, seguro que aciertas.

Puedes ver algunos de mis retratos en https://artegalera.com/categoria-producto/retratos/

Pide tu presupuesto aquí sin compromiso, un retrato es un legado, un regalo para toda la vida.